Bananeros

Posición Oficial del Ecuador ante la campaña de desprestigio del banano ecuatoriano

En los últimos meses se han publicado informes negativos acerca de la producción de banano ecuatoriano y de su manejo ambiental y laboral. El pueblo alemán, uno de los más civilizados del mundo, se habrá condolido de este tipo de aseveraciones.

En el Ecuador hay 4.473 productores de banano[i] y aproximadamente 280 exportadores[ii]. Varios productores se asocian civilizadamente con un exportador.

El total de trabajadores directos del sector es de  200 mil y de indirectos 1 millón. Con sus familias y personas vinculadas llegan a 2,5 millones de personas (aproximadamente el 6% de la población total del Ecuador)[iii].

La exportación bananera representa el 2% del PIB general y aproximadamente el 35% del PIB agrícola[iv].

Además, las hectarias certificadas Global Gap son 80.000. Adicionalmente existen 16.000 hectarias con certificación Rainforest Alliance y 10.000 hectarias certificadas Fair Trade.

Los estudios y análisis de los autores de dichos escritos son, como no puede ser de otra manera, parciales. Y consecuentemente sus resultados no pueden extrapolarse a todos los productores, muy especialmente a los más grandes que, indiscutiblemente, son los que mejor estructuradas tienen sus empresas. La inmensa mayoría de los bananos ecuatorianos que se consumen en Alemania tienen ese origen, son el resultado de productores profesionales, en el mejor sentido de la palabra.

Extrapolar un análisis parcial es pues injusto. Muy injusto. No porque el informe en cuestión no sea verdadero sino porque no refleja la realidad global.

Los ecuatorianos estamos muy dispuestos a que se nos señalen los defectos y problemas que tenemos, porque queremos ser mejores y sabemos que la verdad es el camino más cercano para arreglar cualquier problema, pero rechazamos semejante generalización.

También es necesario tener en cuenta que el Ecuador es un país en vías de desarrollo en el que, como es lógico, no todas las empresas e instituciones funcionan como en los países de primer mundo. Y que si así fuera, tengan la seguridad de que el precio del banano sería cinco veces más alto. Esta última consideración deben tenerla muy presente quienes hacen estudios y análisis sobre países como el nuestro pues es más que aceptada la teoría de los «injustos términos del intercambio» en el comercio internacional.

Termino matizando otro aspecto que se ignoran en aquellos informes. En el Ecuador, gracias a políticas sociales, alguna de ella populista, hay reglas muy severas para con los empresarios. No afiliar al seguro social (IESS) a un trabajador conlleva cárcel, por ejemplo. El sueldo básico de un trabajador es uno de los más altos de Latinoamérica, si no me equivoco el segundo. El empleado gana 15 sueldos al año. Y, para concluir con este tema, los empleados reciben el 15% de las utilidades de la empresa, lo cual les convierte en prácticamente accionistas o socios de la empresa, socios sólo en los beneficios …

Finalmente, recordemos que hace no mucho se denunciaron abusos de carácter sexual por parte de funcionarios de Oxfam en Haití. Extrapolar esa circunstancia y afirmar en un escrito que Oxfam está conformado por pervertidos sexuales sería una infamia, no les parece?

[i] Fuente: Informe del sector bananero ecuatoriano, MCE: 2017

[ii] Fuente: AEBE 2018

[iii] Fuente: Informe del sector bananero ecuatoriano, MCE: 2017

[iv] idem

Deja un comentario